Dos administradores son absueltos en el tiroteo de la escuela de Parkland

15 de mayo de 2020

Dos exadministradores de Marjory Stoneman Douglas High School han sido absueltos de irregularidades relacionadas con sus roles en el tiroteo masivo del 14 de febrero de 2018 en la escuela en Parkland.
El Distrito Escolar de Broward envió cartas al exdirector Ty Thompson y a la exsubdirectora Denise Reed esta semana diciendo que una investigación realizada por un bufete de abogados externo encontró "insuficientes bases fácticas o legales" para disciplinar a cualquiera de ellos. Ambos siguen trabajando como administradores en otros lugares del distrito.

Un tercer administrador, el antiguo subdirector Jeff Morford, recibió una carta de amonestación por no haber gestionado correctamente una evaluación de amenazas del antiguo alumno que mató a 17 personas. Morford se retiró del distrito el año pasado.

Winfred Porter, un ex subdirector, y Kelvin Greenleaf, un especialista en seguridad, fueron absueltos el otoño pasado en una investigación que había durado desde finales de 2018.

Los avisos a Thompson y Reed llegaron la misma semana en que un sargento del sheriff del condado de Broward ganó una apelación de su despido en relación con el tiroteo.

El sargento Brian Miller fue acusado de permanecer sentado en su coche y no supervisar a los ayudantes mientras el pistolero asesinaba a los alumnos en el interior de la escuela. Un árbitro dictaminó que su despido 16 meses después del tiroteo violaba sus derechos procesales.

El distrito escolar encargó las investigaciones de Reed y Thompson a la abogada Jennifer Ruiz, de la firma Cole, Scott & Kissane de Miami. Chris Whitelock, abogado de los administradores, dijo que sus clientes se sienten aliviados de que la terrible experiencia haya terminado.

"Estos chicos no hicieron nada malo. Estaban haciendo su trabajo", dijo, y añadió que no querían hacer comentarios.

Los únicos empleados del distrito que enfrentaron duras consecuencias relacionadas con el tiroteo fueron dos monitores de seguridad del campus mal pagados, Andrew Medina y David Taylor, cuyos contratos no fueron renovados en junio de 2018.

Es una decepción para Max Schachter, cuyo hijo de 14 años, Alex, murió en Stoneman Douglas.

"Nunca aceptaré que mi pequeño Alex haya sido asesinado en el instituto Marjory Stoneman Douglas y que nadie haya rendido cuentas", dijo Schachter. "Si todo el mundo hiciera lo correcto, ahora mismo podría ir a darle un abrazo y un beso a Alex y decirle que le quiero. Por desgracia, nunca podré volver a hacerlo".

Las investigaciones de Thompson, Reed y Morford no serán públicas hasta 10 días después de que los empleados las hayan recibido, escribió Craig Kowalski, jefe de la Unidad de Investigaciones Especiales del distrito. Los empleados las recibieron el jueves, pero Kowalski dijo que los empleados tienen prohibido compartirlas, ya que pueden contener información de los estudiantes que tendría que ser eliminada.
Las cartas a Reed y Thompson, obtenidas por el South Florida Sun Sentinel, no dieron detalles específicos acerca de por qué fueron absueltos.

Todos los cargos contra los empleados se basan en las conclusiones de la Comisión de Seguridad Pública Marjory Stoneman Douglas, un organismo estatal que investigó el tiroteo. El presidente Bob Gualtieri dijo el otoño pasado que podría ser difícil responsabilizar a los empleados porque las políticas, los procedimientos y la formación del distrito escolar eran deficientes.

Thompson, que no se encontraba en el campus en el momento del tiroteo, había sido acusado por el distrito de no garantizar la seguridad del campus, la formación del personal y la correcta evaluación de las amenazas. Thompson dejó la escuela el pasado mes de junio y ahora es administrador del departamento de deportes del distrito.

Reed fue acusada de no asegurarse de que los empleados tuvieran la formación y el equipo adecuados y de no llamar a un Código Rojo de emergencia el día del tiroteo. Fue trasladada a un puesto de subdirectora en Deerfield Beach High el verano pasado.

Morford también fue absuelto de una serie de violaciones relacionadas con la formación y la seguridad, pero el investigador encontró una causa justa relacionada con el mal manejo de una evaluación de amenazas de 2016 del asesino Nikolas Cruz.
"El señor Morford no estaba familiarizado con el proceso de evaluación de amenazas y fue incompetente al dirigir la evaluación de amenazas", decía la carta.

Tendría que recibir formación si quiere volver a ser contratado por el distrito, dijo Whitelock.

Haga clic aquí para leer el artículo original.